El peligro de algunos ingredientes de suplementos para perder peso

“Me compré esta fórmula para rebajar 20 libras en 30 días o me devuelven el dinero. ¡Garantizado!”… Existen ingredientes de suplementos no regulados que podrían acercarte a metas similares a esta, pero son una verdadera amenaza para tu salud.

Y muchas personas siguen cayendo en la trampa. Unos por la ansiedad de alcanzar resultados en tiempo récord, otros por desconocimiento. 

Si decides tener paciencia y transformar tu cuerpo de forma saludable, te felicito. 

Voy a ayudarte a identificar los componentes que deberías mantener a kilómetros de distancia.

Un peligro real que afecta a millones de personas

Un peligro real que afecta a millones de personas

Promocionar suplementos para perder peso, de forma casi inmediata, no es nada nuevo. Se practica desde hace años a escala mundial y está llegado a tal punto que podría convertirse en un problema de salud pública.

Se venden bajo el nombre de “suplementos dietéticos”, pero están adulterados con medicamentos recetados o sustancias controladas que provocan daños importantes en las personas.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA) hace alertas constantes para contener una tendencia que parece crecer minuto a minuto. Y sus efectos pueden llegar a ser devastadores. 

Así lo manifestó el Dr. James P. Smith, M.D., subdirector interino de la Oficina de Evaluación de Medicamentos de la FDA: “Cuando el producto contiene un fármaco u otro ingrediente que no aparece en la lista de ingredientes, nos preocupamos de sobremanera por la seguridad de dicho producto”. 

Por eso, lo mejor es que aprendas a identificar cuáles son los ingredientes de suplementos que pueden traer consecuencias graves para tu organismo. 

Los ingredientes de suplementos que debes evitar

Los ingredientes de suplementos que debes evitar

En este instante, millones de consumidores podrían estar ingresando a su organismo productos con sustancias controladas o ingredientes activos no probados ni estudiados. 

Pon atención a esta lista:  

  • Benproperina: ingrediente activo no aprobado por la FDA.
  • Bisacodyl: laxante de venta libre usado para aliviar el estreñimiento ocasional.
  • Diazepam: medicamento de venta controlada, aprobado por la FDA, para el alivio a corto plazo de trastornos de ansiedad. Su uso y abuso produce dependencia. Y si se deja de consumir abruptamente, produce síntomas de abstinencia, como temblor, calambres abdominales y musculares, vómitos, sudoración, dolor de cabeza, dolor muscular, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión e irritabilidad. 
  • Diclofenaco: es un antiinflamatorio no esteroideo (comúnmente conocido como AINE), que puede causar mayor riesgo de eventos como ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y daños gastrointestinales graves, como sangrado, ulceración y perforación fatal del estómago o los intestinos. 
  • Difenhidramina: un antihistamínico de venta libre para el tratamiento de alergias estacionales. Puede causar somnolencia y afectar el estado de alerta mental.
  • DMAA (1,3-dimetilamilamina o metilhexanamina) puede elevar la presión arterial y provocar problemas cardiovasculares, como ataque cardíaco, dificultad para respirar y opresión en el pecho
  • Efedra (conocida también como “má huáng”): planta con sustancias que pueden estimular el sistema nervioso, aumentar la cantidad de energía que quema el organismo, incrementar la pérdida de peso y disminuir el apetito. En la década de los 90 era un ingrediente popular en los suplementos dietéticos para adelgazar e intensificar el desempeño atlético. En 2004, la FDA la prohibió para tales usos porque no era segura. Puede causar náuseas, vómito, ansiedad, alteraciones en el estado de ánimo, presión arterial alta, ritmo cardiaco anormal, apoplejía, convulsiones, ataque cardiaco e, incluso, la muerte.
  • Fenolftaleína: químico no aprobado en los Estados Unidos. Los estudios indican que puede aumentar el riesgo de cáncer.
  • Fluoxetina: medicamento aprobado por la FDA que se usa para tratar depresión, bulimia, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de pánico y premenstruales graves.
  • Higenamina (norcoclaurina o demetilcoclaurina): un estimulante que puede tener efectos tóxicos a nivel cardíaco. Está prohibido en el deporte por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).
  • Lovastatina: un medicamento aprobado por la FDA para un trastorno genético llamado hipercolesterolemia primaria. 
  • N-desmetilsibutramina: una sustancia que la FDA considera insegura. 
  • Paynantheine y mitragynine: son alcaloides que afectan los mismos receptores cerebrales que la morfina y exponen a los usuarios al riesgo de adicción, abuso y dependencia.
  • Sibutramina: fue retirada del mercado en octubre de 2010 porque aumenta sustancialmente la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Es especialmente riesgosa en personas con antecedentes de enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmias o accidente cerebrovascular.
  • Tadalafil: es un ingrediente activo aprobado por la FDA que se utiliza para tratar la disfunción eréctil. Puede interactuar con ingredientes que se encuentran en algunos medicamentos recetados, como la nitroglicerina. Puede reducir la presión arterial a niveles peligrosos. 

Conocer esta lista es un gran paso para evitar productos que causen efectos perjudiciales en tu organismo. Lo grave es que muchas de las fórmulas y suplementos que se venden libremente, ni siquiera lo reflejan en las etiquetas.

Por eso, es crucial que optes por opciones certificadas, con efectos médicamente comprobados y de marcas con años de historia en el mercado.  

Cuidado con las promesas falsas 

¿Puedo perder peso tomando una píldora, usando un parche o frotando una crema?  La respuesta definitiva es un NO rotundo. Si no tienes disciplina y enfoque para cambiar tus hábitos no vas a obtener resultados. 

No te dejes engañar con promesas descabelladas, porque en vez de disminuir libras, lo que perderás es tiempo y dinero. Y sí,  te enfrentarás al peligro de ingerir ingredientes de suplementos inadecuados.

Los anunciantes deshonestos tratarán de empujarte al abismo con argumentos como los siguientes: 

  • Baja de peso sin hacer dieta o hacer ejercicios. 
  • No tienes que cuidar lo que comes ni calcular las calorías. 
  • Si usas este producto, perderás peso de forma permanente. 
  • Para perder peso, todo lo que necesitas es tomar esta píldora. 
  • Pierde 30 libras en 30 días. 
  • Este producto funciona para todos.

Suena fabuloso, ¿verdad? Pues mejor no lo creas.

La verdad demostrada científicamente es que perder peso requiere cambios de hábitos y estilo de vida. Aliméntate nutritivo y balanceado, haz ejercicio físico, disfruta tus momentos de ocio y respeta tu tiempo de descanso. 

Al final, bajar de peso y grasa se trata de un proceso de cambios personales, tanto físicos como emocionales que te van a ayudar a mejorar tu figura, pero también el estado de ánimo, los niveles de energía y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer.

¿Quieres bajar de peso más rápido? Perfecto, pero que sea de forma natural, saludable y segura.

Si te animas a hacerlo con nosotros, aquí te decimos lo que debes hacer a diario para que el Combo de Pérdida de grasa acelerada te funcione al 100%. 

Accede a la lista completa de productos de pérdida de peso contaminados o adulterados con fármacos reportados por la FDA publica en este enlace