¿Cómo voy a ponerme un bikini con celulitis o sentirme segura usando shorts? 

Si te has hecho este tipo de preguntas, te entiendo. A mí también me pasó.   

Nunca había sufrido este problema. Pero cerca de los 35 años empecé a notar unos hoyuelos en la parte inferior de mi cuerpo que me hicieron sentir vergüenza e inseguridad.  

¡Es horrible! me repetía. Hasta que decidí hacerme las preguntas correctas y actuar. 

Aquí no voy a darte los típicos remedios caseros sin bases científicas. Prefiero enseñarte las técnicas que me han permitido combatir la celulitis y usar la ropa que quiero sin temor. 

¿Qué tiene ella que no tenga yo? 


A muchas mujeres nos pasa. Vemos un sinfín de cuerpos “perfectos” en las redes sociales, nos comparamos y terminamos sintiéndonos mal.  

Somos nuestros peores críticos y vemos enemigos donde no los hay. Créeme, NADIE está enfocado en lo malo que ves en ti. Sientes que compites con la chica de al lado y, probablemente, ella tiene el mismo miedo que tú.  

Por eso, el primer paso para derrotar la celulitis es darle la vuelta tu forma de pensar.  

¿Por qué bajar la vibra a niveles de miedo, culpa y vergüenza por tenerla? Debes aprender a elevarte a un estado mental superior. 

Abraza el cuerpo que tienes debajo de tu piel. Cuando lo hagas, te sentirás más aliviada y feliz. 

Di en voz alta: tengo celulitis, pero voy a combatirla reduciendo las células grasas de mi cuerpo para minimizar su apariencia. 

Y luego concéntrate en lo que puedes cambiar.

¿Qué es la celulitis y por qué se forma?  

Es una acumulación de grasa en los tejidos más profundos de la piel que crea una superficie irregular.

Es más que un problema estético y tiene particularidades que te interesará conocer:  

  • Cualquiera puede tenerla, no importa el tipo de cuerpo y peso. Aunque algunas mujeres están más predispuestas por su porcentaje de grasa corporal, genes, hormonas y edad. 
  • Tiende a alojarse en caderas, glúteos, abdomen, senos y piernas, especialmente en la zona posterior del muslo (isquiotibiales) y en las bolsas laterales. 
  • El grosor de la piel impacta en su apariencia. ¿Sabes por qué es raro ver un hombre con celulitis? Porque ellos tienen la piel 20% más gruesa que nosotras.  
  • Se vuelve más visible con la edad. Cuando nuestra fuente de la juventud se va agotando, dejamos de producir el colágeno que le aporta grosor y elasticidad a la piel. 
  • Los hábitos de vida equivocados son grandes responsables de su aparición. 

Quiero detenerme en el punto de los hábitos porque es crucial. 

Cuando yo detecté mi celulitis me pregunté: ¿cambié mis patrones de alimentación?, ¿estoy entrenando menos?, ¿me falta más cardio?, ¿debo darme masajes? y otras más. Te sugiero que te las hagas tú.

Así  me di cuenta de que había detenido mi rutina habitual. Ya no estaba corriendo ni haciendo pilates. Para colmo, estaba comiendo de más. 

Era sentido común. Al dejar a un lado mis rutinas saludables, mi piel comenzó a ceder y los músculos ya no reducían el tamaño de las células grasas. 

En el trayecto también descubrí el mejor secreto para minimizar la apariencia de piel de naranja.  

Y a partir de ahora vamos a profundizar en eso.  

Enfócate en construir y mantener la masa corporal magra


Así de simple y de retador. Tener masa muscular magra debajo de la celulitis te ayudará a disminuir su intensidad. 

Alcanzarlo dependerá de la forma en que comas, duermas, entrenes y te recuperes. 

Así que anímate. Tú también lo puedes lograr. 

1. Para mejorar la belleza de tu piel tienes que descansar

Cuando tienes problemas para dormir, tus hormonas se salen de balance (entre ellas las del hambre). Y eso trae consecuencias negativas para tu figura, incluido el aspecto de tu piel.

  • Aumenta tu apetito, sobre todo, tus ganas de consumir comida chatarra. Si te lanzas por un precipicio de dulces, carbohidratos y frituras, acumularás grasa y la celulitis mostrará su peor cara. 
  • Te sientes menos motivada a hacer ejercicios, te falta energía y concentración. Y cómo te enseñaré más adelante, ejercitarte puede ser definitivo para que logres tu meta.  
  • Puedes llegar a retener hasta dos libras de agua. Pues resulta que esa es una de las principales causas de la aparición de la celulitis que tanto que te preocupa.

Haz del sueño tu prioridad e intenta dormir profundamente, al menos, 6 horas. Entre 7 y 8 es lo ideal, pero a veces es difícil cumplirlo por el ritmo de vida que llevamos: hijos, trabajo y todo lo demás.  

Lo importante es que favorezcas la calidad sobre la cantidad. Si duermes 6 horas seguidas despertarás rejuvenecida. Pero eso no te pasará con 8 horas de sueño inquieto e interrumpido cada 2 a 4 horas. 

2. La dieta es crucial para reducir el aspecto de piel de naranja 

La forma como te alimentas se refleja en la aparición y el grado de celulitis que tengas. 

Con una dieta pobre no verás mejoría. Si comes balanceado y nutritivo, cambios reales van a llegar.  



Te doy un ejemplo de cómo hago mis tres comidas. Así te puedes guiar: 

-Desayuno: 2 huevos, 1 taza de espinacas y medio aguacate. 

-Almuerzo: 4 tipos diferentes de vegetales, 4-6 onzas de pechuga de pollo, 1 taza de arroz integral o quinua cubierto con 1/4 de taza de semillas y medio aguacate con 2 cucharadas de humus con vinagre de manzana. 

-Cena: un tazón con mezclun de lechugas y vegetales como brócoli y espárragos, camote mediano y pavo molido con aceite y vinagre con especias. 

El postre varía  según mis antojos, pero trato de elegir las opciones bajas en azúcar.

Consejo adicional: si quieres eliminar peso y grasa en menos tiempo, además de cuidar tu musculatura de forma natural, puedes complementar tu dieta con Fit & Slim o 100% Whey Protein.  

3. La deshidratación hace que la celulitis se note más 


El agua limpia el cuerpo y elimina las toxinas que causan celulitis. Si no te hidratas suficiente, el problema se puede agravar.

Y aunque pocos lo sepan, una correcta hidratación es esencial para mantener los músculos flexibles, especialmente cuando se entrena. Eso te beneficiará mucho a los fines de construir masa muscular magra.  

En cuanto a la cantidad de agua que debes tomar, los estudios demuestran que las mujeres deben consumir, al menos, nueve vasos diarios. Póntelo como tema.

4. Evita los agentes tóxicos


Desintoxicar tu organismo es básico para liberarte de los desechos y células de grasa responsables del aspecto de piel de naranja.

Para eso, intenta reducir o detener la cantidad de elementos dañinos que ingresas a tu cuerpo. 

Eso incluye evitar el cigarrillo, el alcohol, los alimentos procesados que se manufacturan con elementos sintéticos y conservantes artificiales.

También entre otros agentes tóxicos de los que te hablamos en este post: [Descubriendo al enemigo] Conoce todo sobre las toxinas y cómo afectan tu salud y hasta tu peso.

5. Ejercicios específicos para las áreas más difíciles 


Cualquier tipo de ejercicio contribuirá a reducir tu grasa corporal. Y como tenderás a tonificarte, el aspecto de la celulitis se irá suavizando. 

Además, al aumentar tu índice de masa magra, tu metabolismo estará más activo y quemarás calorías aceleradamente. 

Puedes hacer zumba, spinning, caminar, entrenar con pesas, boot camp, CrossFit, tenis o golf. El límite lo pones tú. Lo que importa es que seas constante.

Lo ideal es que tu programa de ejercicios combine aeróbicos y entrenamiento de fuerza. 

Por ejemplo, mi rutina la divido así:

  • Pilates dos veces por semana, los días que no hago yoga ni ejercicio cardiovascular. 
  • Corro dos veces por semana. 
  • Hago yoga una vez por semana para estirar mi cuerpo. 
  • Intento caminar los días que no corro durante 30 minutos para la porción aeróbica.  

Algunos me preguntan por qué elijo pilates en lugar de CrossFit. Pues he notado que me ayuda a tonificar la parte inferior de mi cuerpo. Mis músculos se ven más largos y estilizados.

Recuerda que el ejercicio también va a relajarte y dormirás mejor. Con eso quemarás grasa corporal y te tonificarás más. 

6. El ayuno intermitente es un buen aliado 


Llevo un año practicando el ayuno intermitente. Intento hacerlo, al menos, 12 horas al día. Aunque a estas alturas ya puedo extenderlo hasta 16-18 horas. 

Practicarlo le da un descanso al cuerpo. Lo ayuda a sanar internamente al permitirle usar las células de grasa almacenadas como energía. 

Cuando lo hago me noto menos hinchada y mis músculos se sienten más definidos. Además, ingiero 25% menos calorías que cuando como regularmente. 

Definitivamente, me ha ayudado con mis hormonas y la contracción de la celulitis alrededor de mis glúteos y muslos. 

Ayunar por 12 horas es fácil. Solo cuentas esa cantidad de horas a partir de tu última comida y rompes el ayuno. 

También, se puede hacer una versión parcial consumiendo solo aceite de coco, aceite de MCT y caldo de huesos para extenderlo a 16-24 horas. 

Eso sí, ayunar no es para todos. A mí me llevó un año progresar y entrenar mis músculos para hacerlo. 

De hecho, se recomienda que las mujeres nos preparemos emocional, espiritual y físicamente para hacer un ayuno prolongado.

También, se sugiere no ayunar durante el ciclo menstrual o cuando estás a punto de tenerlo porque necesitas el combustible para funcionar esos días. 

Yo lo hago máximo de 15 a 22 días de mi ciclo, cuando estoy más concentrada y llena de energía.

Para que conozcas más sobre esta práctica, te recomiendo leer nuestra Guía rápida para hacer el ayuno intermitente y la forma más segura y deliciosa de romperlo. 

Consejos adicionales


  • Duchas frías: aunque a muchos nos cueste, tomar una ducha fría tiene muchos beneficios. Para el fin de mejorar la celulitis, aporta tonicidad a la piel y mejora la circulación. 

El objetivo es mantenerlo durante un minuto. Yo estoy empezando a hacerlo y llego a 20 segundos, pero sé que llegaré a la meta en pocas semanas. Es cuestión de decidirse. 

Inmersión ártica: en Miami, donde vivo, hay una piscina ártica con una temperatura promedio de 48° F. Lo ideal es sumergirse durante 20 minutos, pero se alcanzan algunos beneficios entre los 30 y 60 segundos. 

Se siente como si estuvieras en un baño de hielo o bajo la nieve en bikini durante 1 minuto. A mí me tomó 2 años meter el cuerpo completo durante el tiempo máximo recomendado. 

La ciencia detrás de esta práctica es que el frío activa la grasa parda que es la encargada de generar calor para evitar que nos dé hipotermia. A su vez, la grasa parda reduce la grasa blanca que es la que todos conocemos y se nos acumula donde menos deseamos.  

  • La crioterapia: esta técnica te expone al frío extremo durante un máximo de 3 minutos. Yo la uso para recuperar mi condición física y acelerar mi metabolismo. 

Pero el shock de frío tiene beneficios adicionales. Y es que ayuda a reducir los niveles de inflamación y disminuyen la apariencia de la celulitis. 

  • Baños de vapor, sauna y sauna  infrarrojo: todos tienen beneficios excelentes para combatir la celulitis, como ayudarte a perder agua y acelerar el metabolismo. 

Yo procuro hacerlo de 20 a 30 minutos, cuando menos, dos veces por semana. 

Cuando empecé a aprovechar los beneficios del calor y el frío, combinando crioterapia con saunas infrarrojas, me bastaron 3 meses para ver cambios increíbles. Tenía más definición corporal y menos hoyuelos en mis glúteos.  

Otro truco que me ha servido para eliminar las toxinas de manera más eficiente es consumir Detox de Evolution Advance  30 minutos antes de entrar al sauna.

  • Masaje de drenaje linfático: 

¿A quién no le encanta un masaje? Y si, además, te ayuda a mejorar tu aspecto, podemos llegar a amarlos. 

El masaje de drenaje linfático es suave y se aplica sobre diferentes zonas del cuerpo para movilizar los líquidos del organismo y eliminar la acumulación de toxinas  a través de la piel, la orina y las heces. 

Yo me los hago de cuerpo completo, al menos, una vez al mes. 

Si te es difícil practicártelo, prueba la técnica de cepillado al seco. Se afirma que estimula el flujo sanguíneo y linfático, elimina las células muertas de la piel y el crecimiento de nuevas células. Además, apoya la desintoxicación y estimula el sistema nervioso. 

Es fácil de hacer y te tomará máximo 5 minutos:

  • Usa una esponja vegetal o un cepillo para el cuerpo. 
  • Comienza por los pies y muévete hacia arriba con trazos largos y fluidos, o movimientos circulares en sentido de las agujas del reloj. 
  • Cepilla tus pies, piernas, brazos y la sección media. Las axilas solo rózalas hacia arriba. 
  • Presiona ligeramente en las áreas donde tu piel es delgada y aplica fuerza en las más gruesas, como las plantas de los pies. 
  • Evita zonas sensibles, donde tengas heridas, cortes o infecciones. Y nunca cepilles piel afectada por roble venenoso, hiedra venenosa o psoriasis. 
  • No cepilles tu cara en seco a menos que estés usando un cepillo más suave hecho para ese propósito.
  • Cuando termines, toma una ducha fría para eliminar la piel muerta. 
  • Sécate y huméctate con aceites naturales como de oliva o coco. 

Yo incluyo en mis rutinas el Hypervolt, un masajeador corporal que alivia mis músculos adoloridos. También hace vibrar mi cuerpo y me ayuda a movilizar las grasas acumuladas en mis muslos y caderas. 

Además, salto en un trampolín durante 5-15 minutos, dos veces por semana, para obtener el mismo efecto que un masaje de cuerpo completo.

  • Granos de café molido: se usa popularmente como un exfoliante para eliminar las células muertas, estimular el crecimiento de nuevas células y tensar la piel. 

Se dice que puede reducir las irregularidades cutáneas, estimular la circulación sanguínea y promover el flujo linfático. Sin embargo, no hay investigación científica que lo respalde.

 ¿Cómo vas a usarlo? 

  • Puedes utilizarlos solos o mezclados con aceite de coco, de oliva o azúcar. 
  • Frota suavemente el área afectada durante unos minutos. 
  • Puedes dejar la mezcla en tu piel durante 10 minutos antes de enjuagarla. 

Yo me los llevo a las salas de vapor o saunas para potenciar sus efectos. 



La vida es un proceso de evolución y tienes que aceptar la belleza de cada etapa.  

No puedes detener el tiempo ni cambiar el hecho de que vas a envejecer. Tampoco que tu piel se va a volver más delgada y perderá elasticidad cuando pasen los años. 

Lo que sí puedes modificar es tu estilo de vida para reducir la apariencia general de la celulitis y obtener resultados a largo plazo.