¿Te ha pasado alguna vez que comes sin tener hambre realmente? Muchos lo hemos experimentado y se debe a una alteración en nuestros estados afectivos que se llama hambre emocional.

Generalmente, el conflicto con el hambre y las emociones ocurre por problemas personales que no sabemos gestionar. Nos producen estrés, ansiedad, tristeza y, en algunos casos, hasta aburrimiento.

¿O acaso no has vivido situaciones así?:

¿Hambre emocional? Déjala a un lado con estos consejos

Estos episodios pueden ocurrir a diario y muchos de quienes los padecen no son conscientes de que generan consecuencias peligrosas en su peso y su salud. Sobre todo si sufren constantemente de estrés y ansiedad pueden verse afectados en el aumento de peso.

Lo peor es que, si aparecen mientras anhelan tener una mejor figura, les causa sentimientos de culpa y más ansiedad, lo que podría convertirse en un círculo vicioso difícil de romper.

Por eso, una experta en el área de la psicología y otra en nutrición te van a explicar todo sobre el hambre emocional y te regalarán algunos consejos para que sepas cómo manejarla.

Hambre emocional: Qué es, cómo reconocerla y controlarla

El hambre y los vacíos emocionales

¿Qué te pareció esta entrevista sobre el hambre emocional que le hicimos a Nathaly Bayed @nathalybayed y a Jennifer Moina @nutrimoina? Esperemos tu comentario.