¿Qué papel juegan los suplementos en tu dieta diaria?

Un suplemento nutricional es un producto cuya intención es complementar la alimentación con uno o más de los siguientes ingredientes: carbohidratos, proteínas o aminoácidos, grasas, vitaminas, minerales y algunas otras sustancias como la cafeína y la creatina.

Es muy importante tener claro que los suplementos no están diseñados para sustituir una alimentación saludable, sino para cubrir necesidades específicas o servir como potenciadores del rendimiento físico.

Si bien lo ideal es asesorarte con un nutricionista de forma individual, hoy quiero enseñarte 4 pasos básicos para elegir un buen suplemento nutricional:

1. ¿Es efectivo?

La primera pregunta que debes hacerte es si el suplemento realmente cumple lo que promete, y si existe alguna evidencia científica sólida que respalde su efectividad para perder grasa, ganar músculo, optimizar el rendimiento físico o simplemente mejorar tu salud.

Los suplementos más confiables son aquellos cuya efectividad ha sido validada por numerosas investigaciones conducidas en diferentes laboratorios y utilizando una correcta metodología científica; algunos de ellos son los suplementos de carbohidratos y/o proteínas, aminoácidos, bebidas deportivas, creatina, cafeína, entre otros.

 

2. ¿Es seguro?

Existen muchos suplementos cuya seguridad a largo plazo no ha sido estudiada, o que han demostrado ser peligrosos para la salud.

Si piensas utilizar algún suplemento en específico, es de suma importancia que te asesores con un profesional sobre sus potenciales efectos secundarios y si padeces alguna condición que pueda contraindicar su uso.

 

3. ¿Es legal?

Algunas organizaciones deportivas prohíben el uso de varios suplementos nutricionales (ej: prohormonas, efedrina, octopamina, sibutramina, etc.), un aspecto particularmente importante en el deporte profesional, donde su uso es severamente sancionado.

Evidentemente, si un producto contiene ingredientes prohibidos, deberíamos evitarlo. La Agencia Mundial Anti-Dopaje (WADA, por sus siglas en inglés, World Anti-Doping Agency) publica anualmente en su página web una lista de sustancias prohibidas en el mundo del deporte.

 

4. ¿Es necesario?

En la gran mayoría de los casos, encontramos suplementos efectivos, seguros y legales, siendo utilizados por personas que no los necesitan. Un ejemplo clásico es el uso de suplementos de proteínas, aminoácidos, vitaminas y otros nutrientes, en personas que pueden cubrir cómodamente sus requerimientos nutricionales a través de la comida.

No debemos confundir un suplemento conveniente con un suplemento necesario. Por ejemplo, si un atleta se encuentra de viaje y debe hacer una comida que aporte 60g de carbohidratos y 20g de proteínas, pero le resulta imposible preparar dos tazas de arroz con media pechuga de pollo; utilizar un batido hipercalórico (weight gainer) es una opción que le permitiría cubrir de forma práctica esa cantidad de macronutrientes. En este caso, el suplemento no es necesario, pero sí muy conveniente.

Queda claro entonces, que hacer uso de un suplemento cuya efectividad esté respaldada por evidencia científica sólida, que sea seguro, legal y además necesario, bien podría valer la pena.

En cambio, utilizar un suplemento basándonos en anécdotas o estudios mal realizados, de seguridad dudosa, ilegales o innecesarios, puede resultar en una pérdida de tiempo y dinero, además de representar un riesgo para tu salud.

¿Tienes algún amigo a quien pueda interesarle este artículo/video?

Te invitamos a disfrutar de nuestras próximas publicaciones sobre este y muchos otros temas que te ayudarán a sacarle el máximo provecho a tu entrenamiento.

Si te ha gustado este video, dale like, compártelo con tus amigos y suscríbete a nuestro canal para que recibas notificaciones de todo el contenido que estamos compartiendo para acompañarte en tu estilo de vida Evolution.